11 maneras de introducir algunas frutas y verduras adicionales en la dieta de tu familia

De todos es conocido que deberíamos comer, al menos, cinco porciones de frutas y verduras cada día. Pero «saber» y «hacer» son dos cosas completamente distintas, ¿verdad?

Muy a menudo, no somos capaces de hacer las cosas bien. La comida basura y las opciones fáciles nos tientan a cada momento, y si tu familia prefiere una bolsa de patatas fritas o un plato de arroz o pasta, en lugar de escoger una manzana o un plato de ensalada, por ejemplo, tendrás que recurrir a la creatividad. Por eso, hoy, me apetece compartir contigo algunas ideas para «colar» algunas verduras y frutas adicionales en la dieta de tu familia.

  1. Empieza el día con un batido para desayunar. Todo lo que tienes que hacer es mezclar algunas frutas, bebida o yogur vegetal y hielo en una licuadora o batidora. Es posible que también quieras agregar una cucharada de macronutrientres en polvo, por si acaso (en casa, por ejemplo, los tenemos con sabor a chocolate y a vainilla, que usamos en función de la fruta que añadimos al batido). Es realmente fácil, bate durante unos segundos y tendrás el desayuno perfecto para comenzar el día con energía.
  2. Los frutos secos y la fruta deshidratada son un excelente refrigerio a cualquier hora del día. Agrega algunas pasas, almendras, nueces, manzana deshidratada… a tu bocadillo de media mañana y al del resto de la familia, si los preparas tú. También puedes agregar frutos secos a los cereales de la mañana, cuando los tomes. A mí, me encantan los chips de plátano.
  3. Puedes agregar algunas frutas y verduras a los bocadillos de la familia. Por ejemplo, un poco de plátano, rodajas de manzana o rodajas de fresa a un sándwich de mantequilla de cacahuete. ¿Has probado un bocadillo, por ejemplo de queso y espinacas crudas? ¡Tremendo! Otra opción es un bocata de lechuga, tomate y pepino… o un bocadillos de pimiento y berenjena asada… (paro porque se me está haciendo la boca agua).
  4. SmilingPeople

  5. Hacer una especie de self-service de ensaladas en la comida o la cena es una opción que suele encantar a los niños. Cada ingrediente está en un recipiente distinto (las verduras que quieras, quesos, frutos secos, semillas…) Deja que cada uno cree su ensalada perfecta, a su gusto. ¡Te vas a sorprender!
  6. Las frutas y las verduras también se pueden beber. Si tienes un par de opciones (o más) en la nevera y animas a la familia a tomarlos como refrigerio será espectacular. Ahí entra tu creatividad. Por ejemplo, podríais establecer la «hora del cóctel familiar». Cada miembro de la familia llena un vaso con su zumo preferido, con un poquito de hielo. Se puede decorar con alguna pajita para beber (por favor, que no sea de plástico) y se aprovecha el momento para explicar cómo ha ido el día.
  7. Opción para el postre: Helado cubierto de frutas (frescas o congeladas).
  8. La fruta y la verdura también son un buen tentempié. Manzana a rodajas o uvas con queso, un poco de humus con palitos de zanahoria, ramas de apio untadas en humus o queso… Seguro que se te ocurren muchas opciones (¡no olvides compartirlas en comentarios!).
  9. Prueba algunas frutas y verduras desconocidas para ti y el resto de la familia. Elige algo exótico para generar curiosidad. Prueba con esas frutas que nunca has comprado y que, seguro, has visto decenas de veces en el mercado o en la tienda que tienes al lado de casa.
  10. ¿Sabes que les encanta en casa? La sopa de verduras. Siempre hago de sobras para poder repetir al día siguiente. Yo, con lo que más disfruto es con las verduras que he utilizado para hacer la sopa (por ejemplo, patata, zanahoria, apio, puerro, nabo, chirivía, colinabo…). Un plato de estas verduras me convierte en la persona más feliz del mundo.
  11. Si no lo sois, establece el «día vegano» en casa. Decidid entre todos los miembros de la familia el menú de ese día. Será un juego saludable donde vosotros establecéis las reglas (por ejemplo, no se puede repetir nada de la semana anterior, hay que ‹veganizar› un plato queos guste mucho…).
  12. Como las cosas ya no son como antes (hace unos meses leía un artículo que hablaba de la disminución de vitaminas, por ejemplo, en la fruta y la verdura que compramos hoy, respecto a la de hace 50 años), complementa tu alimentación con comprimidos vegetales naturales, sin aditivos, no modificados genéticamente… que te aporten la diferencia entre lo que comes y lo que realmente deberías comer. En casa, cada día, tomamos dos comprimidos de frutas, otros dos de vegetales y otros dos de frutos del bosque, que acompañamos de dos más de una mezcla de Omega completamente vegetal. No te puedes ni imaginar como han mejorado nuestra salud, nuestra productividad. En el caso del niño, él las toma en formato gominola (con los mismos ingredientes, pero la mitad de la dosis) que, ¡atención! nos regalan durante cuatro años al comprar los de los adultos.

Incorpora algunas de estas ideas y harás que todos en casa coman más frutas y verduras sin apenas darse cuenta.

Ah! Y un último consejo:

Aseguraos de tener siempre muchas frutas y verduras frescas en casa, disponibles y listas para comer.

¡Ahora, ya no hay marcha atrás!

SmilingPeople

0 Comentarios

Deja tu comentario